Desde Alicante a la Isla de Tabarca

 Visitar la Isla de Tabarca es una excursión casi obligada para aquellos que visiten la Costa Blanca.

Desde el paseo marítimo Tomás y Valiente, sale el barco que conecta Alicante con Tabarca. Una isla habitada, que fue marinera y hoy es una gran atracción turística.

Es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Más que una isla, es un pequeño archipiélago, compuesto aparte de Tabarca, por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao.

En los últimos años han abierto nuevos establecimientos de alojamiento. Tabarca es sinónimo de relax y aguas cristalinas. Su oferta de restauración es excelente y el plato típico es el caldero de arroz y pescado.

La isla a unos 45 minutos en barco desde Alicante, tiene una longitud de 1.800 metros y una anchura de 450 metros. Refugio en su día de los piratas berberiscos, el rey Carlos III mandó fortificarla en 1760 para después repoblarla con 600 pescadores de Génova.

Todo el recinto amurallado, declarado Conjunto Histórico Nacional en 1964, presenta un ejemplo muy interesante de ciudad fortificada. Destacan la Casa del Gobernador, la Iglesia de San Pedro y San Pablo, así como la Torre de San José, fuera del casco urbano.

La visita típica suele ser de un día. Hay varias salidas con regularidad desde el puerto de Alicante, también se puede ir desde Santa Pola, Guardamar, Torrevieja o Benidorm. (El trayecto suele costar algo menos de 20 euros).

Una vez en la isla podremos disfrutar de un baño en sus calas y playas de aguas transparentes.

Hoteles en Isla de Tabarca

Anuncios