Gargantas del Tarn – Francia

Como una serpiente, las garantas del Tarn forman un magnífico recorrido de 50 kilómetros.

Los pueblos de Sainte-Énimie y Le Rozier enmarcan la ruta por este desfiladero, famoso por sus paseos en canoa o sus castillos medievales.

El río Tarn desciende desde el Monte Lozère, al llegar al pueblo de Ispagnac se encajona en un profundo congosto que no abandona hasta Le Rozier.

El Point Sublime es un mirador de 900 metros de altura situado en el centro de la garganta y ofrece, una de las vistas más prodigiosas del río Tarn.

Desde el balcón natural se observan las rocas esculpidas del Circo des Baumes y Les Détroits, el paso más estrecho de este despeñadero.

Las garantes del Tarn se recorren en coche por la carretera panorámica D-907 y a pie por el sendero de largo recorrido GR-60.

Otra opción es alquilar un kayak o navegar a bordo de las barcas tradicionales de la región, guiadas por los bateliers. Sus embarcaciones fueron durante siglos el único medio de transporte que utilizaban los habitantes de la zona para comunicarse con el exterior.

Pero sea cual sea el transporte que elijamos, las gargantas cuentan con lugares de visita imprescindible. Uno de ellos es el pueblo de Sainte-Énimie, que destaca por su atmósfera medieval que le otorgan sus casas de piedra y calles estrechas.

¿Cómo llegar?

Por autopista desde Montpellier hasta Millau, y luego por las carreteras N9 y D907.

Hoteles Sainte Énimie

Vuelos

El sueño de Luis XIV: El Palacio de Versalles

Luis XIV, el Rey Sol, decidió fijar su residencia, el gobierno del país y la corte a las afueras de París, en un lugar cercano a la localidad de Versalles.

Así nació el mayor y más suntuoso palacio de Europa, fuente de inspiración para posteriores monarquías europeas. Durante los 72 años de reinado de Luis XIV, éste invirtió increíbles sumas de dinero para levantar un palacio que mostrara al mundo su poder.

En su construcción llegaron a trabajar hasta 30.000 personas y se emplearon los materiales más caros y exclusivos.

Versalles se encuentra a 27 km de París y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979.

El palacio llegó que a albergar a 20.ooo cortesanos, se estructura en un edificio principal y varios pabellones en los jardines, que alcanzan una superficie de cien hectáreas.

Se entra al Palacio a través del Patio de Armas. La visita se incia en la planta baja del ala norte, donde se halla la Capilla Real. Desde aquí se accede a la primera planta donde se hallan los Apartamentos Reales, compuestos por salas dedicadas a dioses mitológicos – desde la Sala Hércules a la de Apolo -, el enorme Salón de los Espejos, los aposentos del Rey y la Reina, además de otras dependencias comunes.

En la parte posterior del Palacio se extienden los jardines, diseñados por André Le Notre, grandes estanques, fuentes, parterres y un enorme lago presidido por la escultura dorada de Apolo.

Algunas de las zonas del palacio:

Dormitorio de la Reina: Es la estancia más importante y lujosa de los apartamentos de la Reina. Aquí durmieron María Teresa de Austria, María Leszczinska y María Antonieta. La habitación se conserva tal y como la dejó María Antonieta antes de ser guitollinada en 1789.

Salón de Venus: Fue antesala de los aposentos reales. Como todo en Versalles, recibe el nombre de un mito vinculado con el sol.

Salón de los Espejos: Ocupa toda la fachada posterior del Palacio, junto a los jardines. En sus 73 metros de longitud, se distribuyen siete espejos en los que se reflejan siete ventanales. Aquí se celebraban los grandes acontecimientos y bailes.

Capilla Real: Aunque se ubica en la planta baja, su altura alcanza el primer piso. Éste estaba destinado a la familia real, mientras que la corte debía permanecer abajo.

Fuente Latona: Está inspirada en la leyenda de la madre de Apolo y Diana protegiendo a sus hijos. La fuente está formada por cuatro tazas escalonadas y coronada por una estatua de la diosa Latona, obra de los hermanos Marsys (1670).

Orangerie: Este espacio alberga árboles enormes y es una muestra del buenhacer del arquitecto Jules Hardouin Mansart. Se ideó como un vivero en el que cultivar especies tropicales en el duro invierno de la Île de France.

 

Hoteles París

Apartamentos París

Vuelos

 

Más información sobre Versalles – En francés