Hellbrunn: Palacio y Juegos de Agua

Hace un par de años realicé un viaje a Austria, una de mis paradas fue  “Hellbrunn” en Salzburgo. Antes de realizar el viaje ni siquiera conocía que existía este Palacio. Una amiga vienesa, Brigitta, me recomendó la excursión y, así planeamos la visita. Fue un día muy divertido de verano, sol, risas y agua, mucha agua.

Desde la estación de Salzburgo salen autobuses hacia el Palacio de Hellbrunn. Es un lugar que ofrece todo para pasar un día ameno y completo. La visita al Palacio, disfrutar del paisaje que lo rodea, un paseo por sus jardines, y como no, los Juegos de Agua. Porque hay una cosa segura, sí visitas Hellbrunn, es imposible salir del recinto un poco “empapado”.

Vamos a escribir un poco sobre el recinto y su historia pero, no, no os descubriremos los escondites del agua. Es lo más divertido de la visita y con certeza, el agua brota inesperadamente y aunque en un instante, tengas una remota idea de por donde saldrá esta vez, no hay escapatoria, así que la risa está asegurada. Preparad los chubasqueros porque allá vamos!!

Hellbrunn fue y continúa siendo un lugar de grandes contrastes. Interesante y valioso porque, al norte de los Alpes, es un testimonio único del arte de las grutas de principios del siglo XVII. El agua jugó un papel muy importante en el diseño del castillo. Los inesperados escondites de chorros de agua que brotan de repente, fueron la diversión principal para sus visitantes. Desde hace casi 400 años los Juegos de Agua son la atracción principal de Hellbrunn.

Aunque Hellbrunn era un lugar destinado al ocio de los arzobispos, siempre acogió tanto a forasteros como a sus propios ciudadanos. Hellbrunn no es solamente un lugar con larga tradición turística, un palacio de recreo levantado por capricho de un arzobispo, Markus Sittijus,  sino que aparte está ubicado en un sitio privilegiado.

El Palacio de Hellbrunn se corresponde con el tipo de la Villa Suburbana italiana cuyo objetivo consistía en acoger a los amigos puntualmente durante el día para rehuir las obligaciones y negocios de la ciudad. Este “sitio de reposo” contribuía.

Markus Sittikus inició las obras de Hellbrunn en el segundo año de su gobierno, en 1613. Este arzobispo con un peculiar sentido del humor, ideó los “juegos de agua” para poder gastar bromas a sus invitados.

En las grutas de detrás del palacio, los distribuidores automáticos de agua y surtidores abastecen los estanques tranquilos. El visitante queda expuesto continuamente a la emoción, así como al cambio entre las luces y las sombras al entrar y salir de las cuevas. Sin embargo, en el exterior uno tampoco puede calmarse porque inesperadamente puede meterse en una ducha y tener que salir deprisa.

Domenico Gisberti, poeta de la Corte de Múnich, dijo de Hellbrunn “que pérfida brota de cientos de grietas ocultas y rápidamente se esconde, ofende y ataca, asedia y amenaza, de debajo de los bancos en los que uno se sienta, del suelo por el que uno anda, al apoyarse en un poyo o pasar junto a un nicho o qué se yo, es increíble”.

Casas Rurales Austria

Hoteles Salzburgo

Apartamentos Viena

Alojamiento en Castillo Austria

Vuelos

Más información sobre Hellbrunn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: